El último entrenamiento

EN: Warning: This post is over two years old, so it's possible that the views, opinions, links or instructions reflected on it do not correspond with the way I think now or the way things currently work. I have evolved (and so have the World and the Internet), so it might be advisable to just take this entry for a glimpse into the (my) past. :)

ES: Atención: Este artículo tiene más de dos años de antigüedad, de modo que los puntos de vista, opiniones e instrucciones que se vierten en él pueden no corresponder con cómo pienso ahora o cómo funcionan las cosas en la actualidad. He evolucionado (y también lo han hecho el mundo e Internet), así que probablemente lo más recomendable sería entender esta entrada como un simple reflejo del (de mi) pasado. :)

Fui a Betemburgo a entrenar como cualquier otro día de entrenamiento. Sabía que iba a ser el último de mi estancia en Luxemburgo, pero pensaba que los motivos iban a ser otros.

Salí del gimnasio en camilla y en ambulancia con las sirenas a todo meter (otra casilla rellena más en mi currículum).

Volví a casa a la pata coja y con una factura clavada en el alma porque no les gustaba mi tarjetita.

Maldita sea la política de la Unión Europea en materia de seguridad social.

Y los de Muface también, porque seguro que me hacen como la otra vez y se las arreglan para demostrar que el que el médico me haya mandado una receta no es prueba de que hubiera estado en el médico.

Tócate el tobillo que tengo espachurrado.

Y del Caesar no digo nada porque me dejó tirada, pero me preparó comidita.

Hala, me voy a seguir llorando un rato. :violin:

Si a alguien le va el morbo y la americanada, el accidente fue algo similar a esto, pero en un salto de entrenamiento mucho más sencillo y con infinita menos presión. :tongue:

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.