Hasta otra (si la hay), Luxemburgo

EN: Warning: This post is over two years old, so it's possible that the views, opinions, links or instructions reflected on it do not correspond with the way I think now or the way things currently work. I have evolved (and so have the World and the Internet), so it might be advisable to just take this entry for a glimpse into the (my) past. :)

ES: Atención: Este artículo tiene más de dos años de antigüedad, de modo que los puntos de vista, opiniones e instrucciones que se vierten en él pueden no corresponder con cómo pienso ahora o cómo funcionan las cosas en la actualidad. He evolucionado (y también lo han hecho el mundo e Internet), así que probablemente lo más recomendable sería entender esta entrada como un simple reflejo del (de mi) pasado. :)

Lëtzebuerg. Der Gare.Ayer nos despedimos de “nuestra casita” en Neiduerf

Es tan graciosa la coincidencia: dejamos Luxemburgo precisamente el día anterior al que se cumplieran dos años de la primera vez que puse el pie en el Gran Ducado, con Maje. Anda que no han dado vueltas algunas cosas desde entonces…

Ahora con el Caesar definitivamente en las Galias puede decirse que comenzamos de lleno nuestra etapa francesa.

Si nos entra morriña, siempre podemos recurrir al jardín de Luxemburgo en París.

Por cierto, qué curioso que entre los pocos países que no han reconocido la independencia de Kosovo estén tanto España como Rumanía. Que conste que en este caso estoy con Serbia: para ser salomónicos ¿no podrían darle a este territorio cierto tipo de autodeterminación, como tenían con Tito, sin tener que montar un país aparte? Para testimonios de primera mano, recomiendo las últimas entradas de mi güebcolega Iva (en inglés).

Y ayer se me murió la tecla de la coma en el teclado del portátil. :(

A ver qué sale de aquí…