Para hacer un poema dadaí­sta

EN: Warning: This post is over two years old, so it's possible that the views, opinions, links or instructions reflected on it do not correspond with the way I think now or the way things currently work. I have evolved (and so have the World and the Internet), so it might be advisable to just take this entry for a glimpse into the (my) past. :)

ES: Atención: Este artículo tiene más de dos años de antigüedad, de modo que los puntos de vista, opiniones e instrucciones que se vierten en él pueden no corresponder con cómo pienso ahora o cómo funcionan las cosas en la actualidad. He evolucionado (y también lo han hecho el mundo e Internet), así que probablemente lo más recomendable sería entender esta entrada como un simple reflejo del (de mi) pasado. :)

(Esto estaba en otro lugar, pero Silvia me inspiró la idea de ponerlo aquí).
And then I go and spoil it all by saying something stupid like... Ich liebe Dich

“Poème dadaïste”
Tristan Tzara, 1920

Pour faire un poème dadaïste
Prenez un journal.
Prenez les ciseaux.
Choisissez dans le journal un article ayant la longeur que vous comptez donner à votre poème.
Découpez l’article.
Découpez ensuite avec soin chacun de mots qui forment cet article et mettez-les dans un sac.
Agitez doucement.
Sortez ensuite chaque coupière l’une après l’autre.
Copiez consciencieusement dans l’ordre où elles ont quitté le sac.
Le poème vous resemblera.
Et vous voilà  un écrivain infiniment original et d’une sensibilité charmante, encore qu’incomprise du vulgaire.

——–

“Poema dadaísta”
Tristan Tzara, 1920

Para hacer un poema dadaísta
Coja un periódico.
Coja las tijeras.
Escoja en el periódico un artículo que tenga el largo que pretende darle a su poema.
Recorte el artículo.
Recorte a continuación cada una de las palabras que forman el artículo y métalas en una bolsa.
Agítela suavemente.
Extraiga seguidamente cada recorte uno tras otro.
Copie concienzudamente en el orden en que hayan salido de la bolsa.
El poema se parecerá a usted.
Y usted acaba de convertirse en un escritor infinitamente original y de una sensibilidad hechizante, aunque incomprendido del vulgo.

(Variación y fuga de una traducciónd de Huberto Haltter).