Por Madrid

EN: Warning: This post is over two years old, so it's possible that the views, opinions, links or instructions reflected on it do not correspond with the way I think now or the way things currently work. I have evolved (and so have the World and the Internet), so it might be advisable to just take this entry for a glimpse into the (my) past. :)

ES: Atención: Este artículo tiene más de dos años de antigüedad, de modo que los puntos de vista, opiniones e instrucciones que se vierten en él pueden no corresponder con cómo pienso ahora o cómo funcionan las cosas en la actualidad. He evolucionado (y también lo han hecho el mundo e Internet), así que probablemente lo más recomendable sería entender esta entrada como un simple reflejo del (de mi) pasado. :)

He pasado el puente de San José en Madrid, y no tenía ni idea de que habría puente, fui allí porque se me ocurrió la genial idea de presentarme a un examen para traductores de la Comisión Europea…

El examen fue un desastre, pero aproveché la ocasión para ver a mis queridos primos Fernando e Inma (Carlos no pudo venir, pero ya nos tenemos fichados mutuamente en Facebook ;) ) y presentarle mis respetos a una tía-abuela mía que no veo tan a menudo como a la otra y que recientemente se quedó viuda. También pude ver a Irene y a Marta, colegas de Luxemburgo. Fue la primera visita a Madrid del Caesar y la Madrina nos llevó a todas partes y nos invitó a todo por mucho que insistiéramos en pagar nosotros.

Ahora estoy de vuelta a la realidad (siempre estoy volviendo a la realidad y no termino de acostumbrarme). Llevo tres semanas tosiendo y ya estoy harta. De Madrid al cielo, o al limbo de los tontos, que ahí es donde acabaré yo.