Tu ratón ayuda a perros abandonados

EN: Warning: This post is over two years old, so it's possible that the views, opinions, links or instructions reflected on it do not correspond with the way I think now or the way things currently work. I have evolved (and so have the World and the Internet), so it might be advisable to just take this entry for a glimpse into the (my) past. :)

ES: Atención: Este artículo tiene más de dos años de antigüedad, de modo que los puntos de vista, opiniones e instrucciones que se vierten en él pueden no corresponder con cómo pienso ahora o cómo funcionan las cosas en la actualidad. He evolucionado (y también lo han hecho el mundo e Internet), así que probablemente lo más recomendable sería entender esta entrada como un simple reflejo del (de mi) pasado. :)

Por tercer año consecutivo me uno a la campaña “Cómo puede un ratón ayudar a un perro abandonado”, organizado por acogelos.org en colaboración con Scalibor.

No hay más que hacer clic sobre el siguiente cartel y seguir las instrucciones. No hay trampa ni cartón (el primer año yo no me lo creía), funciona (me consta que las asociaciones reciben los collares) y es gratis y sin spam para el internauta solidario:

Cómo puede un ratón ayudar a un animal abandonado

He aquí un extracto de la carta que recibí este año al que he añadido algunos comentarios:

En las dos ediciones anteriores, esta iniciativa permitió donar 2.500 collares antiparasitarios a 42 refugios
españoles y recibió más de 70.000 adhesiones de internautas solidarios y amantes de los animales que quisieron colaborar en la protección de los perros abandonados con la donación de collares antiparasitarios.

La campaña de 2009, que se realiza bajo el mismo lema que las campaña anteriores (“Cómo puede un ratón ayudar a un perro abandonado”), se prolongará hasta finales de junio y necesita que participemos en la donación de 3.000 collares antiparasitarios Scalibor, que podrían beneficiar a los perros que aguardan una nueva familia en hasta 100 refugios y albergues españoles.

Esta nueva iniciativa dirigida al bienestar de los animales de compañía supondrá una importante ayuda para los albergues y refugios españoles que, como todos sabemos, operan en condiciones de auténtica precariedad. Además ¿quién adoptaría un animal enfermo? [Bueno, Mandi estaba pachucha cuando la acogimos, pero es que yo soy así de rarita a veces].

Cada participante podrá aportar su granito de arena, destinando su ayuda a los refugios de su elección, quizás a los más próximos a su municipio o ciudad. Con este enfoque local se pretende, además, acercar a mucha gente a la triste realidad que sufren miles de perros en espera de un dueño que los adopte, ya que cada año en España se abandonan más de 200.000 animales de compañía [yo flipo con esta cifra… deberían perseguirse estos delitos como es debido].