Apuñalada y molida, pero contenta

EN: Warning: This post is over two years old, so it's possible that the views, opinions, links or instructions reflected on it do not correspond with the way I think now or the way things currently work. I have evolved (and so have the World and the Internet), so it might be advisable to just take this entry for a glimpse into the (my) past. :)

ES: Atención: Este artículo tiene más de dos años de antigüedad, de modo que los puntos de vista, opiniones e instrucciones que se vierten en él pueden no corresponder con cómo pienso ahora o cómo funcionan las cosas en la actualidad. He evolucionado (y también lo han hecho el mundo e Internet), así que probablemente lo más recomendable sería entender esta entrada como un simple reflejo del (de mi) pasado. :)

Esta tarde me golpeé la espalda con un tornillo de los que sujetan las paralelas asimétricas. :(

No me estaba entrenando yo: estaba con los niños pequeños. Tuve que aguantar el tipo hasta el final de la clase, pero en el momento me quedé sin respiración y llegué a creer que me había roto una costilla.

Cuando los críos se marcharon fui al baño a ver la pinta que tenía la herida y me entró la aprensión. De camino al gimnasio en el que yo me entreno me dio la llorera y todo.

Hice algunos estiramientos, y aunque me dolía (y me sigue doliendo) horrores, advertí que la cosa mejoraba un poco. Hasta conseguí hacer un entrenamiento normal.

Vino una cámara de la Televisión de Galicia a grabar los entrenamientos de los de trampolín que van a ir al Mundial que se celebra en noviembre en Metz, Francia (donde yo cambiaba de tren cuando iba de París a Luxemburgo los fines de semana). Pero de vez en cuando enfocaba al tapiz, donde estábamos calentando las de gimnasia acrobática y yo, así que uno de estos días quizás me veáis dando saltitos por ahí, a pesar de las magulladuras. :)