Pathos

Sentir que te he herido u ofendido es una sensación mucho más desagradable que sentirme herida u ofendida por ti. Tanto, que ya te he perdonado y hasta diría que lo he superado.

Entre amantes apasionados no hay nada que perdonar porque están tan ciegos que mientras dura su delirio no se dan cuenta de nada, pero yo pido por favor que esta vez seas tú quien me perdone a mí como se les perdona todo a los amigos que reconocen sus errores, pues al final sabes que nunca te dejarán tirado.

Mientras no me corrijo (estamos trabajando en ello) solo puedo pedir perdón…