Chistes varios

CHISTES VARIOS

Una profesora universitaria estaba acabando de dar las últimas informaciones a sus alumnos sobre el exámen final que harían al día siguiente. Terminó diciendo que no habría excusas para quien no acudiese al exámen, a menos que se tratase de un accidente grave, enfermedad o muerte de algún pariente próximo. Un gracioso que estaba sentado al fondo de la clase preguntó con ese típico aire de cinismo: – “De entre esos motivos justificantes… ¿podemos incluir el de extremo cansancio por actividad sexual?” La clase explotó de risas mientras que la profesora aguardaba pacientemente a que todos se callasen. Entonces ella miró al payaso y le respondió: – “Eso no es un motivo justificativo. Como la prueba será tipo test usted puede venir y escribir con la otra mano… , o puede usted contestar de pie, si es que no puede sentarse.”

Jesús, muy preocupado, llama a sus discípulos a una junta de emergencia por el alto consumo de drogas en la Tierra. Después de mucho pensar llegan a la conclusión de que lo mejor para poder afrontar el problema es probar droga ellos mismos y después tomar las medidas pertinentes. Se decide que una comisión de discípulos baje al mundo y consigan difererentes drogas. Se efectúa la secreta operación y a los dos días empiezan a retornar los comisionados. Jesús espera en la puerta y llega el primer discípulo:

– ¿Quién es? – Soy Pablo. Jesús abre la puerta. – ¿Y tú qué traes, Pablo? – Traigo hachís de Marruecos. – Muy bien hijo, entra.

– ¿Quién es? – Soy Marcos. Jesús abre la puerta. – ¿Y tú qué traes, Marcos? – Traigo marihuana de Jamaica. – Muy bien hijo, entra.

– ¿Quién es? – Soy Mateo. Jesús abre la puerta. – ¿Y tú qué traes, Mateo? – Traigo cocaína de Colombia. – Muy bien hijo, entra.

– ¿Quién es? – Soy Juan. Jesús abre la puerta. – ¿Y tú qué traes, Juan? – Traigo crack de Nueva York. – Muy bien hijo, entra.

– ¿Quién es? – Soy Lucas. Jesús abre la puerta. – ¿Y tú qué traes, Lucas? – Traigo speed de Amsterdam. – Muy bien hijo, entra.

– ¿Quién es? – Soy Judas. Jesús abre la puerta. – ¿Y tú qué traes, Judas? – ¡¡¡A LA GUARDIA CIVIL!!! ¡¡¡HIJOS DE PUTA!!! ¡¡TODOS CONTRA LA PARED!!!.

Un periodista llega a un paraje montañoso para hacer un reportaje sobre la vida del lugar. Aborda uno de los aldeanos y le dice:

– Por favor, cuénteme algo anecdótico de esta región.

El aldeano comienza:

– Una vez se perdió una cabra de nuestro rebaño, y como es la costumbre, nos reunimos todos los de la aldea, bebimos todas las botellas de vino y salimos juntos a buscarla al monte. Cuando la encontramos, como es la costumbre, volvimos a beber y uno por uno hizo sexo con la cabra…

El periodista interrumpe:

– Oiga, este reportaje será publico. Mire, mejor me cuenta algo alegre de la región.

– Bien, una vez se perdió en el monte la mujer de un vecino y, como es la costumbre, todos bebimos y salimos en su búsqueda. Al encontrarla, como es la costumbre, bebimos y cada uno hizo sexo con ella.

El periodista no soportó más y con el fin de evadir ese tema, le dijo al aldeano:

– Mire, mejor cuénteme algo triste.

El aldeano, limpiándose una lágrima que comenzaba a salir de sus ojos, continuó:

……………………… – Una vez yo me perdí en
el monte…

George W. Bush y Tony Blair están en la Casa Blanca cenando.
Uno de los invitados se acerca a ellos y les pregunta que de qué están discutiendo.

– “Estamos haciendo planes para la tercera guerra mundial”, dice Bush.

– “¡Vaya!”, contesta el invitado. – “¿Y cuáles son esos planes?”

– “Vamos a matar a 400 millones de musulmanes y un dentista”, contesta Bush.

El invitado les mira algo extrañado y pregunta: – “¿Un….dentista?, ¿Por qué un dentista?”

Blair golpea a Bush en el hombro y le dice: – “¿Qué te dije? Nadie va a preguntar por los musulmanes”.

Volver