Dedicado al extremeño polaco, al ser(h)rumano, al teutón, al wtf y al nuevo aspirante al título de “ex”: el bobín. Con todo mi cariño. En serio.