“Ya no me da miedo nada”. (Bueno, que dé un poco de miedo alguna cosa de vez en cuando lo considero una ventaja evolutiva interesante). (en El Cafetín de Pontevedra)